FABULA "RIN RIN RENACUAJO".


LA FABULA


El Renacuajo Paseador








El hijo de Rana, Rinrín Renacuajo,
salió esta mañana, muy tieso y muy majo
con pantalón corto, corbata a la moda,
sombrero encintado y chupa de boda.








"¡Muchacho, no salgas!" le grita mamá.
Pero él hace un gesto y orondo se va.






Halló en el camino a un ratón vecino,
y le dijo: "¡Amigo! venga, usted conmigo,
visitemos juntos a doña Ratona
y habrá francachela y habrá comilona".

A poco llegaron, y avanza Ratón,
estírase el cuello, coge el aldabón.

Da dos o tres golpes, preguntan: "¿Quién es?"
"–Yo, doña Ratona, beso a usted los pies".
"¿Está usted en casa?" –"Sí, señor, sí estoy:
y celebro mucho ver a ustedes hoy;
estaba en mi oficio, hilando algodón,
pero eso no importa; bienvenidos son".

Se hicieron la venia, se dieron la mano,
y dice Ratico, que es más veterano:
"Mi amigo el de verde rabia de calor,
démele cerveza, hágame el favor".




Y en tanto que el pillo consume la jarra
mandó la señora traer la guitarra
y a Renacuajito le pide que cante
versitos alegres, tonada elegante.

"–¡Ay! de mil amores lo hiciera, señora,
pero es imposible darle gusto ahora,
que tengo el gaznate más seco que estopa
y me aprieta mucho esta nueva ropa".

"–Lo siento infinito, responde tía Rata,
aflójese un poco chaleco y corbata,
y yo mientras tanto les voy a cantar
una cancioncita muy particular".

Mas estando en esta brillante función
de baile y cerveza, guitarra y canción,
la Gata y sus Gatos salvan el umbral,
y vuélvese aquello el juicio final.

Doña Gata vieja trinchó por la oreja
al niño Ratico maullándole: "¡Hola!"
y los niños Gatos a la vieja Rata
uno por la pata y otro por la cola.

Don Renacuajito mirando este asalto
tomó su sombrero, dio un tremendo salto,
y abriendo la puerta con mano y narices,
se fue dando a todos "noches muy felices".




Y siguió saltando tan alto y aprisa,
que perdió el sombrero, rasgó la camisa,
se coló en la boca de un pato tragón
y éste se lo embucha de un solo estirón.

Y así concluyeron, uno, dos y tres,
ratón y Ratona, y el Rana después;
los gatos comieron y el Pato cenó,
¡y mamá Ranita solita quedó!







INTRODUCCION



Esta iniciativa didáctica se da para que el estudiante aplique las manifestaciones literarias más tradicionales como es la fábula y muchas de ellas han pasado a formar parte de nuestro acervo cultural ¿Quién no conoce, aunque sea someramente, los relatos de muchas fábulas como entre ellas: el renacuajo paseador? quien narra la historia de un renacuajo desobediente, esto no sólo significa poner a los niños en contacto con sus raíces culturales, sino también entregarles pequeños consejos morales, tan vilipendiados en la actualidad, mostrándoles cómo ciertas actitudes en nada lo benefician, lo pueden dañar a él o a las personas que quiere o que sencillamente le harán perder el aprecio de sus amigos.


JUSTIFICACION



Es por ello que nosotros como docentes en nuestra carrera educativa reflexionemos al respecto de la importancia que significa para nosotros recuperar esta valiosa tradición literaria. “Es necesario revitalizar la importancia que tiene la fábula en el desarrollo de la formación personal y literaria en los primeros años de vida de los niños.
Galilea agrega que, debido en cierta medida al aporte que hacen las nuevas formas de literatura infantil, poco a poco, las fábulas han ido perdiendo terreno y se corre el riesgo de que para las nuevas generaciones sean cada vez menos conocidas. La fábula, por su lenguaje y simbología, en los últimos doscientos años ha ido quedando erróneamente entendida como relatos para niños, cuando en realidad fueron concebidas como narraciones didácticas para adultos o a lo que antiguamente se entendía por tales, es decir, a partir de la pubertad.

Junto al mito y la leyenda, la fábula formaba parte de una tríada de especial relevancia en la vida social, pues mientras el mito preservaba las creencias religiosas que una comunidad y explicaba el origen y razón de ser su mundo, la leyenda mantenía vivo el recuerdo de aquellos personajes y hechos que le daban una identidad propia, conservando, aunque ciertamente deformados por la fantasía, los acontecimientos que para un pueblo debían perpetuarse, porque eran motivo de orgullo, sintetizaban sus tradiciones o porque de recordarlas dependía su propia supervivencia. La fábula, por su parte, era una vía amena y eficaz de transmitir las pequeñas filosofías del diario vivir, así como ciertos valores que una cultura consideraba necesarios, ya fuera para el bienestar de la persona o en pro de una sana convivencia, presentándolos de un modo práctico y simpático en el que nadie podía sentirse ofendido, puesto que sus personajes eran animales u objetos y rara vez seres humanos; es decir, porque se criticaba con ellas una conducta y no a una persona.
“Redescubrir las fábulas y reencantarse con ellas constituye un interesante desafío para el educador y los educandos




OBJETIVOS




.- Fomentar y promover la elaboración de textos narrativos y disfrutar con los elementos imaginativos y emotivos de las fábulas.


.- Reflexionar sobre la fábula como texto narrativo con características propias y conocer los principales fabulistas y sus obras.


.- Fomentar la lectura como fuente de placer y de enriquecimiento personal.




METODOLOGIA.


Las actividades a desarrollar son las siguientes:

· Selección de la Fábula.
Se recopilaron varias fábulas las cuales fueron observadas y leídas, para luego llegar a la conclusión de elegir entre todos “El Renacuajo Paseador”, por la enseñanza que nos deja ante la situación que se vive actualmente en las aulas escolares y el entorno familiar de los educandos.
· Lectura de la fábula : “El Renacuajo Paseador”. (Docente)
En el aula escolar el docente ante sus estudiantes realizará un diálogo a cerca del valor de la obediencia. Al terminar la motivación el docente iniciará la lectura de la fábula “El Renacuajo Paseador”.
· Comentario por parte de los estudiantes sobre la fábula.
Terminada la lectura de la fábula por parte del docente este guiará la lectura en forma de preguntas: ¿Cómo se llama la fábula?. ¿Cuáles son los personajes?. ¿Cuál creen ustedes que es el personaje principal?. ¿Qué enseñanza deja la fábula?.
· Representación gráfica del texto para colorearlo.
El docente dará un impreso de la fábula para que los niños la coloreen y le escriban los nombres de los personajes.
· Escribir el resumen de la fábula leída.
Cada estudiante hará en su cuaderno el resumen de la fábula leída teniendo en cuenta el inicio, el nudo y el desenlace.

· Memorizar.
Los estudiantes memorizaran la fábula.

· Dramatización.
El docente organizará la dramatización según el interés de cada estudiante.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS
Read Comments

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada